Porqué comemos insectos

Comer insectos puede salvar el planeta

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen acceso físico, económico y social a una alimentación suficiente y nutritiva que garantice su salud y estabilidad.

Desafortunadamente hoy en día esto no se puede garantizar.

 

El incremento de la población mundial está poniendo en riesgo a nuestro planeta pero sobre todo la salud de millones de personas, ya que la tierra no es capaz de seguir el ritmo de producción que necesitamos.

Para resolver este problema, la FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) promueve y recomienda la ingesta de insectos.

 

El planeta y nuestra salud están en problemas, la solución es menos grande de lo que imaginamos: los insectos.

Los insectos ya hacen mucho por nosotros, incluso mantienen nuestra economía fluyendo gracias a la polinización, control de plagas y su uso como alimento para animales de crianza.

Sabemos que comer insectos suena a película post apocalíptica, pero creemos y promovemos su consumo como una solución saludable, ecológica y deliciosa.

¿Qué nos detiene?

Quizá la falta de conocimiento sobre los beneficios que tienen para nuestra salud y el temor a lo desconocido es lo que nos ha detenido por años.


Pero hoy es momento de pensar nuevamente y darles la oportunidad. Son ricos en proteínas y minerales, además de que su crianza es mucho más sustentable y ecológica para el planeta que la de cualquier otro animal e incluso que algunas leguminosas.

 

Otro dato muy importante es que la tasa de enfermedades zoonóticas, es decir enfermedades transmitidas de animales a humanos  (como la gripe aviar, porcina o el coronavirus) no existen en los insectos, esto los vuelve más seguros para nosotros que el ganado o cerdo.

La ingesta de grillos o  entomofagia (consumo de insectos) representa nuevas fuentes de ingreso y oportunidades en desarrollo de negocios.

Los beneficios son muchos y los riesgos son muy pocos.

Te invitamos a que leas, investigues y des el salto informativo. Por tu bien y el de nuestro único hogar: la tierra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *